Estimado matriculado/a

                                        Dada la necesidad de seguir realizando todas las funciones propias del Consejo y para cumplir con los requerimientos de los profesionales que necesitan matricularse o realizar visados y registros de documentación de aquellos ya matriculados, para seguir trabajando en esta situación de pandemia y aislamiento obligatorio, lo cual impide tener contacto visual mediante la presencia física de ambas partes, hemos tenido la necesidad, -para proteger a los matriculados/as- de no recibir ni enviar a un extraño información profesional personal que ponga en riesgo su actividad.

                                          Para ello (como hacen los bancos y otras instituciones oficiales) instrumentamos un sistema de validación de identidad obligatorio, para quienes requieran matricularse y para matriculados que soliciten un cambio de correo electrónico o realizar un trámite profesional que pueda poner en riesgo la confidencialidad que debe existir entre el Consejo y el profesional solicitante.

                                    El objetivo final de esta resolución es que, en algún momento, todos los matriculados tengan validada su identidad con la institución.

                                            Dicho de otra manera, la validación de identidad es un procedimiento que se implementó para seguridad del profesional, es decir, para que nadie pueda realizar ningún cambio, ni pedido, en su nombre o recibir información que solo el matriculado debiera recibir.

                                  Este sistema de validación incluye la declaración, por parte del matriculado/a, de su correo electrónico de uso “profesional”, lo que implica que este Consejo solo recibirá y tomará como válida la documentación que nos llegue por esa vía, implica así mismo, que todo lo que nos llegue por esa vía será tomada como indudablemente de su pertenencia (es su responsabilidad cuidar que no le utilicen su correo electrónico terceras personas).

                                     En el mismo sentido, toda documentación que enviemos a ese correo electrónico desde los correos electrónicos habilitados: administracion@quimica.org.ar o cpqmoron@quimica.org.ar o secretaria@quimica.org.ar o mediante el uso de las carpetas asignadas en el Dropbox CPQ, será tomada como recibida por el matriculado/a (reiteramos que el cuidado y buen uso de su correo electrónico y de su carpetas de Dropbox CPQ dependen del matriculado).

                                             Por lo ante dicho, los matriculados están obligados a denunciar cualquier cambio de su correo electrónico ya sea por perdida, jaqueo, cambio u otra circunstancia particular, en forma inmediata (fundamentalmente para su seguridad profesional), en ese caso, se solicitará nuevamente una validación de identidad, para que nadie pueda intervenir y dejarlo expuesto a que se realicen trámites en su nombre.

                                           A partir de este momento, no se podrá generar ningún cambio en el sistema de matriculados, sin la previa validación de identidad obligatoria, requerimiento que apunta a la seguridad del profesional y a la confidencialidad que debemos mantener desde la institución para con ellos.

Dr. Eduardo Jaruf
Consejo Profesional de Química

Volver